Bonifacio

Bonifacio es una de las ciudades más bellas y espectaculares de Córcega. Foto de  Jo*DNo.

La localidad de Bonifacio está situada en el extremo sur de Córcega y podría decirse que es una de las ciudades más bellas de la isla por estar en un emplazamiento privilegiado, en lo alto de un promontorio rocoso de piedra calcárea blanca, esculpido por el viento. Vista desde el mar o desde algún otro punto, sorprende por la situación de la ville haute (parte alta de la ciudad), con sus casas colocadas al borde del acantilado y por la belleza de su entorno. Frente a ella se encuentra el archipiélago de las islas Lavezzi, famosas por la riqueza de sus fondos marinos – paraíso de los amantes del buceo -, y al fondo la isla italiana de Cerceña, lo que hace que el paisaje y las vistas panorámicas desde la ciudad sean aún más bellas, si cabe. De ahí que Bonifacio sea una de las ciudades más visitadas de la isla de Córcega, que atrae todos los años a turistas del mundo entero que vienen a conocer este entorno natural excepcional.

Bonifacio es una ciudad fortaleza que ha sido sitiada y destruida en numerosas ocasiones. Por ello, su arquitectura ha estado marcada por la edificación de sucesivas fortificaciones: la fortificación pisana, la fortificación medieval o “genovesa” – se construyó una gran muralla con torres cuadradas – y la fortificación francesa, que es lo que vemos en la actualidad. La ciudad se divide en dos partes: la marina, con el puerto con los barcos pesqueros y deportivos, lleno de cafés y terrazas que invitan al placer, y dominado por la fortaleza, que marca la entrada a la ville haute – recuerda un poco a Saint-Tropez -. Que es la segunda parte, la ciudad vieja, con sus casas altas y sus callejuelas estrechas.

Cómo llegar

Para llegar a Bonifacio desde España en avión, hay que hacer una escala en París, Niza o Marsella, y allí coger otro vuelo (hay vuelos low cost) directo al aeropuerto de Bonifacio (Figari-Sud-Corse), a 20 minutos de la ciudad. Otra posibilidad es coger el ferry en alguna de las ciudades de Provenza y la Costa Azul (Niza y Marsella), o tal vez llegar en crucero si es que han decidido organizar un viaje en crucero por otros lugares del Mediterráneo. Más información en nuestra página de cómo llegar a Córcega.

El puerto de Bonifacio con el bastion del Etendard al fondo. Foto de Mark-Crossfield.

Cómo moverse

La mejor manera de moverse por Bonifacio es en coche. Les aconsejamos que alquilen un coche, ya que eso les permitirá moverse a otros lugares de la región y de la isla de Córcega. Recuerden que se miden las distancias en tiempo: Ajaccio está a poco menos de dos horas, mientras que Bastia a menos de tres horas, y la montaña, el Col de Bavella – no lo olviden en su visita – está a menos de media hora en coche.

Por otra parte, está bien disponer de una bici para hacer alguna ruta de senderismo. Y el barco es indispensable para llegar a las islas Lavezzi y para hacer otras excursiones.

Historia de Bonifacio

Bonifacio fue construida en el siglo IX por el marqués de Toscana, que le puso su nombre, Bonifacio II. Tras diversas luchas de siglos por controlar la ciudad, los genoveses se instalan en 1195, lo cual marca el principio del desarrollo de Bonifacio, gracias a la gran autonomía que le habían concedido los genoveses y, sobre todo, gracias a su posición estratégica en medio del Mediterráno. Se convirtió en uno de los principales polos militares y marítimos de Córcega.

Este desarrollo económico dio lugar a más ataques, y aunque la ciudad estaba bien protegida desde el punto de vista militar, no lo estaba para luchar contra la gran peste que diezma tres cuartos de la población en 1528. Lo que hizo que no aguantase el sitio de Dragut en 1533 que destruyó la fortificación medieval. Reconstruida por los franceses fue de los genoveses hasta 1768.

Qué ver
Patrimonio y monumentos

Si el entorno natural de Bonifacio es de una riqueza excepcional, su patrimonio histórico y monumental no se queda atrás. La ciudad nos ofrece un auténtico viaje al pasado y tesoros arquitectónicos muy bien conservados: desde el bastión de l’Etendard y las fortificaciones centenarias, hasta la ciudad medieval, la ville haute.

Ciudad vieja o ville haute de Bonifacio, en lo alto del acantilado. Foto de BELAPI.

Ville haute o ciudad vieja de Bonifacio

La Ville haute o ciudad vieja de Bonifacio se encuentra encaramada en un promontorio rocoso, un lugar privilegiado que reserva al visitante muchas sorpresas. Es un gran placer recorrer las callejuelas estrechas de este casco antiguo medieval, admirar las casas altas con sus inmensas escaleras en la entrada – que antiguamente eran escaleras móviles que servían para protegerse de los invasores -, los arbotantes que unen las casas entre sí – que en el pasado era una red canalones para recuperar el agua de la lluvia y conducirla a cisternas necesarias en caso de sitio -.

Muchos monumentos manifiestan el carácter defensivo de Bonifacio, como los dos kilómetros de fortificaciones y la Porte de Gênes, única entrada de Bonifacio hasta el siglo XIX, que poseía un puente levadizo con un sistema de contrapesos que se puede ver en la actualidad. Pero hay otros interesantes ejemplos de arquitectura defensiva como:

– El Bastion de l’Etendard

Es un edificio fundamental en la defensa de la fortaleza, que servía para proteger la Porte de Gênes y dominar el puerto y las vías de acceso a la ciudad. Fue construido por los genoveses en el siglo XIII, destruida en el siglo XVI por el ejército franco-turco y reconstruida siguiendo el trazado del antiguo bastión, aunque adaptándose a las nuevas técnicas que hacían las construcciones más sólidas. Las vistas panorámicas desde el bastion de l’Etendard son impresionantes.

En la visita al Bastión de l’Etendard podrán acceder al monumento conmemorativo (Mémorial) que posee salas subterráneas abovedadas en su interior donde se reconstituye la historia de la ciudad a través de cuatro acontecimientos de la historia de Bonifacio: la visita del emperador Carllos Quinto, el Naufragio del Sémillante o la expedición de Napoleón Bonaparte a la Magdalena. Por otra parte, podrán visitar el jardín des Vestiges, con ruinas de las fortificaciones del siglo XII. Pero lo mejor es disfrutar de la impresionante vista panorámica que hay desde el punto culminante de la ciudad.

En cuanto a los otros monumentos y sitios imprescindibles que forman parte del patrimonio de Bonifacio están:

Iglesia de Santa María la Mayor, la más antigua de Bonifacio, situada en la ciudad vieja. Foto de filoer.

– La iglesia Saint-Dominique

Declarada Monumento histórico desde 1862, es una de las únicas iglesias corsas de estilo gótico y en poseer un campanario octogonal. Se construyó en 1270 sobre un edificio pisano. Destaca el altar mayor en mármol policromado de 1749, el bajo relieve de San Francisco y tres imponentes estatuas – la de San Bartolomé pesa unos 800 kg -. Además, la acústica de la iglesia es excepcional.

– El Palacio Publicu

En este palacio se encuentran los tesoros de las iglesias de Bonifacio. Era el antiguo ayuntamiento.

– La iglesia Sainte-Marie-Majeure

Es el edificio más antiguo de Bonifacio y fue declarada Monumento histórico en 1982. Fue construida por los pisanos a partir del siglo XII y destaca la torre de estilo románico-pisano que tiene una altura de 25 metros -la base es de estilo románico y los cuatro pisos superiores, de estilo gótico -. El interior tiene tres naves, cada una de las cuales tiene un altar en mármol polícromo del siglo XVII. En el exterior destaca una pequeña plaza cubierta por una arcada en donde se reunían los notables en la época genovesa para deliberar.

– La calle Deux-Empereurs

Se llama así porque en dos casas de esta calle se alojaron dos personalidades célebres: Carlos V, en 1541 y Napoleón Bonaparte, en 1793.

– La plaza del mercado y el Mirador Manichella

En temporada alta deja de funcionar como tal, ya que hay demasiados turistas. Lo mejor es el mirador natural de la Manichella que ofrece vistas excepcionales de las Bocas de Bonifacio, del “Grain de Sable (enorme roca que se ha separado del acantilado, toda una curiosidad turística), del sendero Campo Romanello y de la isla de Cerdeña. El mirador se encuentra en una antigua torre medieval.

Camino excavado en el acantilado que se recorre tras bajar por las escaleras del Rey de Aragón. Foto de paspog.

– La Escalera del Rey de Aragón (L’Escalier du Roy d’Aragon)

No se pierdan esta escalera insólita de 187 escalones que, según la leyenda, fue excavada en una noche por las tropas del Rey de Aragón en 1490. Descubrirán un paisaje y unas vistas que les dejarán maravillados. La bajada es escarpada, por lo que hay que ir con cuidado, pero abran bien los ojos para no perderse nada; después, una vez abajo, hay que recorrer el camino excavado en el acantilado, a unos metros del mar, de aguas azul turquesa, para llegar al pozo de agua dulce St Barthelemy (en realidad, la Escalera del Rey de Aragón fue realizada para llegar al pozo). ¡Es una experiencia única para todas las edades!
Tarifas: 2,5 €; ticket cultural (Escalera del Rey de Aragón y Bastión de l’Etendard): 3,5 €; gratuito para menores de 12 años.

– El Torrione

El Torrione está situado en lo alto de la Escalera del Rey de Aragón, y se trata de un conjunto defensivo que formaba parte de las antiguas fortificaciones de la ciudad desde 1484. Fue destruido a principios del siglo XX y reconstruido en 1980.

– El Gouvernail y ses souterrains

El Gouvernail es el nombre que los pescadores de Bonifacio le dieron a la enorme roca que sobresale del acantilado a la que se llega a través de un túnel realizado en la Segunda Guerra Mundial que tiene 168 escalones y lleva a un blockhaus situado a 10 metros por encima del nivel del mar. Las vistas de la entrada al puerto de Bonifacio y de la isla de Cerdeña son impresionantes.

Impresionante playa en la costa de Bonifacio. Foto de redpiks.

– Cementerio marino

Se trata de uno de los cementerios más bellos del Mediterráneo, y se encuentra situado en un acantilado (el Bosco) desde el que hay unas vistas panorámicas bellísimas de la ciudad y del faro de Pertusato que comenzó a funcionar en 1844. En él se encuentra la iglesia de St François que en otros tiempos encendía hogueras para guiar a los barcos por las Bocas de Bonifacio.

– Vistas panorámicas del Bosco

Desde este lugar hay una impresionante vista panorámica del estrecho Bouches de Bonifacio, desde el Capo di Feno hasta el cap Pertusato, incluyendo las islas Lavazzi y la isla de Cerdeña, que sólo está a 12 kilómetros. ¡Preparen su cámara fotográfica!.

– Col de Saint-Roch

Está situado en el corazón de la ciudad de Bonifacio y conocido por su mirador natural que ofrece unas vistas panorámicas del mar, Cerdeña y los acantilados de la ciudad. Para llegar hay que seguir un circuito pedestre con senderos adoquinados y escaleras. En lo alto, además del mirador, hay una capilla.

Puerto de Bonifacio

Aunque la apariencia del puerto de Bonifacio es modesta, éste acoge numerosos navíos de diferentes tamaños: barcos pesqueros, yates, veleros…Desde allí, la vista imponente de la ciudadela sobre la marina es impresionante. Los visitantes pueden seguir el hermoso paseo peatonal que rodea el puerto, para después comer o cenar en una de las terrazas de los numerosos cafés.

Hay que pasar el Faro de la Madonetta para llegar a la cueva de Sdragonato. Foto de Muflón.

Excuriones y rutas por Bonifacio y alrededores

El entorno natural de Bonifacio no les dejará indiferentes: playas, calas, cuevas, calancas… que les abrirán las puertas a múltiples actividades: senderismo, paseos en barco, buceo, surf, etc…

Rutas de senderismo: existe una gran cantidad de senderos pedestres por el litoral que parten del col Saint-Roch, como el que lleva al Faro de Pertusato, un paseo de 3 horas cuyo camino ofrece vistas espectaculares del estrecho Bouches de Bonifacio, que separa la isla italiana de Cerdeña y Córcega.
Para más información sobre rutas a Bonifacio, visite nuestra página de rutas.

Rutas en barco: diferentes compañías marítimas situadas en la marina les propondrán paseos en barco para descubrir las calancas, o las cuevas marinas como la grotte du Sdragonato o Grotte du Dragon, a la que se llega después de haber rodeado el faro de la Madonetta; hay que entrar por una pequeña abertura donde descubrirán un lugar tranquilo con agua azul turquesa, y si levantan la vista verán una abertura con la forma del mapa de Córcega que deja penetrar la luz del día. Las tarifas de la excursión varían entre 10 y 30 €. Otra excursión ineludible es la de las bellas islas Lavezzi, en las que pueden pasar un día entero para poder ver todo lo que ofrecen: paseos, baños y buceo en sus aguas cristalinas.
Más información sobre rutas en barco a Bonifacio, en nuestra página de rutas.

Las islas Lavezzi

El archipiélago de las Lavezzi está formado por cientos de islotes, a 10 km al sur de Bonifacio, y una parte pertenece a Italia. Es una de las dos reservas marinas corsas protegida desde 1982, y por suerte no ha sido colonizada por ricos propietarios como su vecina Cavallo, “la isla de los millonarios”. El paisaje es único, dominado por las rocas graníticas redondeadas y numerosas calas de aguas de un azul turquesa similar al del Caribe, y de arena fina.

Las islas Lavezzi, una reserva natural a 10 km de Bonifacio, a la que se puede llegar en barco. Foto de Aleksey73.

El visitante puede llegar en barco desde los puertos de Bonifacio o Porto-Vecchio, o alquilar un barco. Si salen de Bonifacio, el paseo en barco incluye la visita a los acantilados y a las cuevas naturales en el camino de vuelta. Una vez allí, podrán descubrir los diferentes islotes y las bellas calas. Y para los amantes del buceo es un lugar ideal para explorar los fondos marinos, gracias al agua transparente y a la riqueza de especies de peces. También es posible hacer submarinismo en el Parque Marino Internacional de las Bocas de Bonifacio.

Playas de Bonifacio

Entre las playas más recomendables de la zona están Rondinara, Santa Guilia y Palombaggia, que ya está en Porto Vecchio, una playa de arena fina y pinares. Y la Playa Roccapina, solitaria, escondida.

Qué más ver en la región de Bonifacio

No dejen de hacer una excursión a las Aiguilles de Bavella, para hacer alpinismo y senderismo. Es uno de los lugares más bellos de la región sur corsa. Para saber más sobre otros sitios turísticos en la región de Bonifacio, visite nuestra página de qué ver, que hacer en Córcega.

Dónde comer

En Bonifacio podrán disfrutar de la deliciosa gastronomía corsa, de las especialidades marinas, el marisco y el pescado fresco, en cualquiera de los magníficos restaurantes que hay en el corazón de la ciudadela, en un marco excepcional, a una altura de 65 metros. Los mejores restaurantes de la haute ville de Bonifacio. Pero también les recomendamos la zona del puerto para comer, donde las vistas mirando al mar también son excepcionales.

Dónde dormir

En Bonifacio, como en el resto de Córcega, encontrarán todo tipo de alojamientos: desde hoteles a apartamentos, Bed & Breakfast (chambres d’hôtes) o casas rurales (o gîtes). Encontrarán hoteles en el a haute ville, en el casco antiguo, en la zona nueva o en otros lugares de la región, como Porto-Vecchio, a tan sólo unos 18 km de Bonifacio. Para más información sobre alojamiento en Córcega, visite nuestra página.

A continuación les mostramos un video de una excursión por la Escalera del Rey de Aragón. ¡Espectacular!

Imagen de previsualización de YouTube