Reserva natural de Scandola

Vista desde el mar de una de las cavidades o ” taffoni” de la Reserva de Scandola.

La península de Scandola es, junto a las Calancas de Piana, una de las maravilla naturales de la isla de Córcega por su belleza y la riqueza de la fauna y la flora. Se encuentra en la costa oeste de Córcega, y se extiende de la orilla norte de la bahía de Girolata al puerto de Elbu, en el sur de Galeria.

Fue declarada “reserva natural” en 1975 y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1983, y es la primera reserva de Francia en ser a la vez terrestre (900 hectáreas) y marítima (1000 hectáreas). Está situada en una península y formada por rocas de origen volcánico que surgen del mar con formas extraordinarias y muy variadas gracias a la erosión del viento y del agua: “tafoni” (cavidades en la roca), órganos riolíticos, islotes vertiginosos y cuevas. Además, los colores rojo y ocre le confieren una especial belleza. El paisaje es espectacular y recuerda un poco al que podemos encontrar en Islandia.

La Reserva de Scancola es un sitio natural único en el mundo, muy protegido, que alberga una biodiversidad de excepción, cuyo estado de conservación es un referente en Europa. Numerosos pájaros han elegido la reserva de Scandola como domicilio: ágilas reales, cormoranes, halcones peregrinos… Y se han contabilizado 30 plantas como endémicas, la mitad de las cuales son especies protegidas. El Parque Natural Regional de Córcega se encarga de preservar este espacio frágil.

La claridad y la pureza del agua han permitido el desarrollo de un fondos marinos muy ricos: hay numerosas especies de peces, 450 especies de algas, crustáceos, corales,… A fin de conservar la diversidad y el equilibrio de este medio natural singular, hay ciertas restricciones: está prohibido hacer submarinismo, la pesca, acampar, practicar senderismo, escalada y otros deportes…

Cómo llegar

La única forma de acceder a la Reserva de Scandola es por mar, tomando un barco en Porto o en el puerto de Calvi (aunque una parte de la reserva puede atravesarse por la ruta de senderismo GR20). El trayecto en barco dura dos horas y media y podrán admirar la reserva tranquilamente, sin prisas; en algunos momentos el barco se acerca bastante. Esta ruta en barco puede completarse con una escala en Girolata, una aldea situada en el corazón de la bahía de Porto, sólo accesible por mar o a pie desde el col de la Croix. Allí hay una playa, un pequeño fuerte genovés del siglo XVI e incluso algún restaurante.

Excursiones y visitas.

Es posible visitar en barco la zona, para ello, dado que se trata de un parque natural hay que reservar la visita utilizando el banner que colocamos abajo: