Cómo moverse

Las carreteras corsas son sinuosas, aunque no se asusten, ¡no todas son como la de la foto (que lleva de Montemaggiore a la Plaine y Calvi)!. Foto de Solea20.

Córcega es una isla de dimensiones reducidas: 185 km de norte a sur y 50 km de este a oeste, por lo que se puede decir que uno puede ver la isla en poco tiempo. Aunque las carreteras son bastante tortuosas, por lo que en lugar de medir las distancias en kilómetros, se hace en tiempo. Existen diferentes medios de transporte para moverse por la isla de Córcega, aunque el más aconsejable es el vehículo, ya que tanto si decide alquilar un coche como si lleva el suyo propio (recuerde que en el ferry pueden ir coches), es el medio de transporte que le da más libertad de movimiento.

Alquiler de coches

Una de las mejores opciones para conocer y recorrer Córcega es el alquiler de coches, ya que ofrece una mayor libertad e independencia al visitante, sin tener que pensar en horarios, y pudiendo parar allí donde lo deseen. Además de poder llegar a lugares a los que no podrían llegar si fuese en otro medio de transporte. Por otra parte, las distancias en la isla son cortas y con el coche pueden ir de una región a otra en poco tiempo.

A la hora de alquilar un coche, les aconsejamos que hagan la reserva con antelación por internet, ya que es más cómodo, y pueden encontrarse diferentes ofertas. Sepan que pueden recoger el coche también en algún lugar de la Provenza y la Costa Azul, si pensaban también parar en estas regiones de Francia, y después llevarlo en el ferry rumbo a la isla.

Recuerden que algunas carreteras en Córcega son complicadas por la orografía de la propia isla: curvas, acantilados,…

En Moto

También pueden alquilar una moto en la isla o en la Costa Azul (y llevarla en el ferry) y moverse por la isla. Los moteros estarán encantados de hacerlo, y los “aficionados” pueden combinarlo con el alquiler de un coche, ya esta forma múltiple de moverse puede ser muy divertida. Si deciden recorrer Córcega en moto, les aconsejamos la ruta menos peligrosa: Bastia, Corte, Porto-Vecchio, y viajar en temporada baja, como por ejemplo mayo y junio, meses en los que hace buen tiempo, pero no demasiado calor.

En bicicleta

Desde luego, moverse por Córcega es bici es también una gran idea, o mejor aún, la combinación del alquiler de coche con la bici, ya que hay coches grandes en donde pueden llevar las bicicletas. Entonces el viaje se hace aún más interesante si cabe. La mejor zona es el litoral, ya que las carreteras son menos accidentadas y sinuosas. Les recomendamos el Golfo de Porto y el Cabo Norte (Cap Corse). Aunque los amantes del ciclismo estarán encantados de subir algún puerto de montaña; ahí los paisajes de impresión está asegurados. Si se deciden por esta opción, no olviden hacer sus reservas de alojamiento con antelación.

El Trinighellu es un tren turístico que recorre el litoral este y parte del noroeste. Foto de Werner Schnell (1.stream).

Tren turístico: el Trinighellu

El Trinighellu (Micheline en francés) o “trenecito” en corso es, además de un medio de transporte muy pintoresco, una atracción turística que recorre el litoral y las montañas corsas. Por lo tanto, se lo recomendamos como forma de descubrir Córcega de otra forma, a un ritmo más lento, y para llegar a lugares que son inaccesibles con otros transportes, auténticos tesoros naturales.

Cubre unos 232 km con parada en 16 estaciones, y tiene dos recorridos principales con varias ida y vuelta: Ajaccio – Bastia y Calvi – Bastia (duración de 3h30) y Ajaccio – Calvi (duración de hasta 6 horas, 30€), con una correspondencia a Ponte-Leccia. Para más información, visite la página de las líneas del tren regional (TER) de la SNCF (Renfe francesa). Hay además recorridos muy interesantes desde el punto de vista turístico:

– Ajaccio – Corte: recorrido que llega a altitudes de 900 metros.

– Calvi – Isla Rousse: recorrido por la costa que hace paradas en las playas.

Tranvía

El tranvía de Balagne une las playas de Calvi a las de Ile Rousse en sólo 50 minutos, pero en temporada media – alta (de abril a finales de octubre). Es una forma interesante de descubrir la isla.